30/11/09

Capítulo 386



1/ La situación en las cárceles argentinas (06:25)
Oscar Castelnovo, integrante de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y de la Agencia Walsh describe las pésimas condiciones de vida en las prisiones.



2/ Prohibir para silenciar (06:55)
Oscar Castelnovo trabaja solidariamente en las cárceles desde hace 25 años, pero hace unos meses el Servicio Penitenciario Federal le prohibió el ingreso.
Incluye audios de la Agencia Walsh



3/ El caso de La Galle (07:16)
Karina Germano, La Galle, es militante de HIJOS y está presa. Le corresponden salidas transitorias, pero se las niegan. Interviene un fiscal que estuvo vinculado con la ESMA. Nos lo cuenta Oscar Castelnovo.



4/ Marcha mundial por la paz y la no violencia - I (09:38)
Guillermo Sullings, vocero del Movimiento Humanista, nos cuenta los objetivos de la marcha que comenzó el 2 de octubre en Nueva Zelanda y terminará el 2 de enero en Mendoza, Argentina.



5/ Marcha mundial por la paz y la no violencia - II (07:21)
El recorrido de la Marcha en la Argentina, algunas adhesiones y un mensaje de Eduardo Galeano.
Incluyen audios de www.marchamundial.org

Leer más...

Capítulo especial de Noviembre




1/ Castillo, el escritor (7:33)



2/ Una anécdota con Guillén (3:48)



3/ Gaceta literaria (4:14)



4/ El compromiso de Sartre (7:40)



5/ Castillo - Cortázar (5:56)



6/ Contorno (4:10)



7/ Grillo de papel y El escarabajo de oro (5:30)



8/ El ornitorrinco (5:41)



9/ El boom de la literatura latinoamericana (4:22)

Leer más...

15/11/09

Carta del mes - Noviembre

Leer más...

7/11/09

VA DE NUEVO: Río Tercero, el atentado



El 3 de noviembre de 1995 estalló la fábrica militar de Río Tercero. El saldo fue de más de 300 heridos y 7 muertos, entre ellos Hoder Francisco Dalmasso, el marido de la Dra. Ana Gritti, única querellante en la causa penal.
Pocas horas después de la explosión, el entonces presidente de la Nación arribó en el Tango 01 a la ciudad y diagnosticó que se trataba de un “accidente”. Pero gracias a la enorme lucha de Ana Gritti, sabemos que fue un crimen premeditado.
Ana es la voz principal de Río Tercero, el atentado. La acompaña el Dr. Ricardo Monner Sans en los informes centrados en la justicia.
En noviembre se cumplen 14 años de la explosión y va de nuevo este Capítulo Especial editado en 2004. Porque, aunque alguna información hoy esté desactualizada, la necesidad imperiosa de justicia sigue vigente.

1 / Vida y muerte en Río Tercero. (6:31)
Una ciudad sin miedos, hasta el 3 de noviembre de 1995.



2 / De la intuición a la certeza. (8:44)
La persistencia de Ana Gritti en la búsqueda de la verdad: la explosión en Río Tercero no fue un accidente.



3 / Los laberintos de la justicia. Primera parte. (6:55)
La causa por la explosión de Río Tercero.



4 / Los laberintos de la justicia. Segunda parte. (6:30)
La causa por la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador.



5 / Los laberintos de la justicia. Tercera parte. (9:15)
La conexión Causa armas - Río Tercero.



6 / Ana. (8:45)
La dura pelea de la Dra. Ana Gritti.

Leer más...

2/11/09

Crónicas de la resistencia (Unión de escritores y artistas)

Sábado 31 de Octubre, DECAGÉSIMO VIGÉSIMO SEXTO día de Marchas Pacíficas y los Incansables Caminantes continúan sin descanso en su diario batallar por el retorno a la Constitucionalidad hondureña. Lo que en un principio se vislumbró como un horizonte despejado indicando la salida, ahora tiende a oscurecerse por la terquedad de los Goriletis Trolls por mantenerse en el poder, ya que prosiguen con la sarta de mentiras a la que están acostumbrados y ahora pretenden ir más lejos, pues quieren envolver a la opinión pública internacional, haciéndoles creer que cooperan en la solución de la crisis política que ellos, con toda la mala intención del mundo crearon. Ahora buscan darle más largas al asunto, buscando por todos los medios entorpecer el retorno de Mel antes de las elecciones generales, queriendo salirse con la suya y restituirlo después de las mismas, con el único objetivo que asuma la Presidencia para avalar un proceso electoral que es un soberano fraude. Pero vuelven a meter las de trotar de nuevo, porque los Caminantes no van a dejar pasar tan burda trama y ya lo reiteraron una y otra vez, sin Mel no hay elecciones, por eso se preparan para seguir dando la batalla en las calles una y otra vez, hasta que su Presidente sea restituido en el lugar que el pueblo le otorgó en una elecciones limpias. La próxima semana va a ser decisiva para el pueblo hondureño, pues las fuerzas del bien chocarán contra las fuerzas oscuras Goriletis. Los Caminantes enarbolarán como siempre la bandera de la honradez y la dignidad y saldrán victoriosos de esta contienda, pues sus principios morazánicos así se los dictan.

JORNADA 126
Desde tempranas horas los cientos de Caminantes comenzaron a llegar al campo de futbol de la colonia La Travesía en Tegucigalpa. Los dirigentes del Frente estaban allí, la abuelita Comandante con su megáfono, las consignas acusadoras contra los Goriletis, los pitos, trompetas, cuernos de vacas, mantas, banderas de los partidos políticos conscientes, Banderas Nacionales, poesía, canciones, la prensa nacional e internacional, la Agrupación Juvenil Norteña y el cantante Jerónimo. Juan Barahona, se dirigió a los cientos de Caminantes, de la forma siguiente:
"Compañeros y compañeras, la Resistencia no está muerta, está más viva que nunca, y está en las calles, barrios y colonias de nuestras ciudades. No nos encuevemos como cangrejos compañeros, los que se encuevan los golpistas y nosotros no lo somos. La próxima semana va a ser decisiva compañeros, esos diputados golpistas así como sacaron a Mel lo tienen que restituir en la Presidencial, no les queda de otra. Todos tenemos que hacer guardia permanente frente al Congreso, para exigirles a los golpistas que ratifiquen los Acuerdos y sacar al presidente de la embajada de Brasil y llevarlo a la Casa Presidencial, pero también vamos a llevar a los golpistas donde deben estar, en Támara. Compañeros una vez que Mel esté en la Presidencia el Frente no se detiene y vamos por la Constituyente, porque el Frente no se desmoviliza, va por los cambios profundos y sociales que necesita Honduras y eso, sólo lo vamos a lograr con la unidad, porque en la unidad está el triunfo. Mañana domingo tenemos Asamblea de 9 a 12 y después nos vamos para la colonia Divanna, a un acto político cultural, que como todos los que hace el Frente de Resistencia estará buenísimo. A mantenerse alegres y vigilantes compañeros, porque nos pueden quitar todo menos la alegría. El lunes no se les olvide compañeros, desde las 8 de la mañana estaremos frente al Congreso Nacional exigiendo la restitución de Mel ¡Ahora o nunca! ¡Hasta la victoria final compañeros!"
El acto político cultural continuó con gran éxito, fue una mañana tarde que vale la pena volver a repetir, pues los actos políticos mezclados con el arte, llegan hasta lo más profundo de las mentes y corazones y más cuando se disfrutan tan plenamente como en el caso que nos ocupa. Una vez terminado el acto, los Caminantes se fueron perdiendo en esa maraña llamada ciudad, esperando el día de mañana, para volver a mostrar su disposición por defender sus intereses sagrados de libertad.

VOCES DE LA RESISTENCIA
“Con la restitución de Mel sale amarrado por los Acuerdos de San José, pues renuncia la Constituyente , por eso el pueblo se ha organizado en los barrios, colonias, caseríos, ciudades para pelear por la Constituyente , otra cosa compañero si Mel es restituido habrán elecciones de lo contrario no hay, pero debemos esperar el llamado del Presidente si vamos a elecciones, porque nosotros somos muy respetuosos de las decisiones de él. También debemos cuidarnos del fraude electoral, que nos tienen preparado esos golpistas, porque nunca han jugado limpio y además, si hay una impugnación no pasa, porque ese aparato judicial del Estado, está en manos de los golpistas. Shannon vino a apagar un fuego que ellos iniciaron y se les estaba saliendo de control, vamos a ver si en verdad son buenos apagafuegos. Tengo la impresión compañero, que el Congreso Nacional le puede dar largas a la restitución y se van a enredar en cuestiones legales, porque lo que quieren es ganar tiempo nada más, por eso le pido a la comunidad internacional que apoyen el proceso revolucionario hondureño, porque es pacífico y nos merecemos una vida mejor, y al pueblo hondureño que sigamos luchando por regresar al presidente a la Casa Presidencial y luego vamos por la Constituyente , que no paremos. A los golpistas que no se les olvide nunca, que esta lucha no es una lucha cualquiera, es una lucha de los pobres contra los ricos y la vamos a ganar. Al Presidente le pido que cuando regrese al poder, tome medidas de carácter económico que no afecten al pueblo y que les quite a los golpistas todo lo robado antes, durante y después del golpe de Estado”
Andrés Martínez, 40 años, maestro de Educación Media, barrio El Bosque, Tegucigalpa.

¡La lucha sigue, el ideal morazánico está más presente que nunca en la batalla diaria!
UNIÓN DE ESCRITORES Y ARTISTAS DE HONDURAS (UEAH), MIEMBRO DEL FRENTE NACIONAL CONTRA EL GOLPE DE ESTADO.

Leer más...

Honduras: una improbable solución

Atilio A. Boron

¿Se resolvió la crisis política en Honduras? Si bien se abrió una ventana de oportunidades todo parece indicar que no hay demasiado lugar para el optimismo. Conviene recordar lo que dijéramos en estas mismas columnas al producirse el golpe: que Micheletti sólo permanecería en el poder en la medida en que contara con el apoyo, activo o pasivo, de Washington.




Cuatro meses demoró la Casa Blanca en comprender el alto costo que tenía sostener a un régimen golpista en la región. Acuciado por los diversos problemas que enfrenta en su política exterior -sobre todo por el rápido deterioro de la situación en Afganistán y Pakistán y el empantanamiento de sus tropas en Irak- Obama dio un golpe de timón que descolocó a su Secretaria de Estado Hillary Clinton, principal artífice del apoyo a los golpistas, y envió a Thomas Shannon a Tegucigalpa con el encargo de restaurar el orden en el convulsionado patio trasero.

Poco después Micheletti archivaba sus bravuconadas y aceptaba mansamente lo que hasta entonces era inaceptable. Claro, poco antes Shannon había transmitido el terminante mandato imperial. Para dulcificar el mal rato hizo pública su admiración por los dos líderes de la democracia hondureña: el golpista y el destituido.

Zelaya propone un programa de tres puntos: restitución, amnistía y gobierno de reconciliación nacional. La primera deberá ser resuelta por el Congreso, el mismo organismo que convalidó con entusiasmo el golpe de estado y no ahorró insultos y calumnias en su contra.

Habrá que ver, pero no será sencillo. Amnistía, ¿para quienes? ¿Para los funcionarios civiles y militares de un gobierno que violó los derechos humanos y conculcó todas las libertades? ¿O aceptaría Zelaya ser amnistiado por delitos que no cometió, como por ejemplo tener la osadía de pretender preguntarle a su pueblo si es que estaba de acuerdo con convocar a una asamblea constituyente?

Y ni hablar de la tercera cláusula, íntimamente vinculada a la anterior. Porque, en las actuales condiciones, ¿un gobierno de reconciliación nacional no es acaso un pasaporte al olvido, a la desmemoria, a la impunidad?

Un somero balance de la crisis y su aparente resolución revela que los golpistas pueden sentirse satisfechos porque preservaron sus dos principales objetivos: destituir a Zelaya, aunque reasuma por unos pocos meses más hasta que finalice su mandato; y haber logrado el reconocimiento internacional de las viciadas elecciones del 29 de Noviembre, cosa que el propio Shannon se encargó de asegurar.

A su vez la oligarquía hondureña se saca de encima el peligro de una escalada más agresiva de Estados Unidos contra sus propiedades y privilegios, cosa que podría haber ocurrido si no se producía un acuerdo. Un eventual control más pegajoso de Washington sobre sus activos y fondos en Estados Unidos le quitaba el sueño, y la intransigencia de Micheletti se convertía en una amenaza innecesaria a sus intereses.

Para Zelaya el balance resulta mucho más complejo, y es precisamente eso lo que ensombrece el panorama hondureño. Su restitución no remueve para nada las causas profundas que provocaron el golpe de estado. Además, en tal caso, ¿convalidaría sin más los resultados de unas elecciones plagadas de gravísimas irregularidades y cuya campaña se desenvolvió bajo el clima de violencia y terror impuesto por los golpistas? Micheletti ya está haciendo sonar los tambores de guerra.

Apenas cerrado el acuerdo declaró a la CNN en Español que una vez restituido en el poder "Zelaya y la gente que le acompaña estamos seguros de que van a emprender una campaña de persecución. Sólo el que no conoce la actitud de Zelaya se cree que no habrá consecuencias".

¿Cuál será la respuesta en caso de ser reinstalado en el gobierno: ¿Amnistiar a los golpistas, reconciliarse con ellos, abrazarse con Micheletti? Pero Zelaya está lejos de ser el único actor de este drama: ¿Como reaccionarían los heroicos militantes que arriesgaron sus vidas y su integridad física para defender al gobierno legítimo?

Hay muchos muertos, y heridos; mucha cárcel y humillación de por medio: ¿aceptarán estas mujeres y hombres que ganaron las calles de Honduras el olvido de tantos crímenes y el perdón a sus victimarios?

Además, si una lección extrajeron los movimientos sociales y las fuerzas populares durante estos cuatro meses de resistencia es que si se organizan y movilizan su gravitación en la coyuntura puede llegar a ser decisiva, mucho más de lo que antes se imaginaban.

La crisis les enseñó, brutalmente, que pueden dejar de ser objetos de la historia para convertirse en sujetos y protagonistas de la misma. Y tal vez por eso, más allá de lo que ocurra con este acuerdo, decidan seguir avanzando en sus luchas por la construcción de una Honduras diferente, esa que no se consigue con injustas amnistías o espurias reconciliaciones.


Leer más...

Honduras: perspectivas tras el acuerdo

Editorial La Jornada, 1 de noviembre de 2009

Fue necesaria la intervención directa de Estados Unidos, por medio de una comisión especial encabezada por el subsecretario de Estado, Thomas Shannon, para que los estamentos oligárquico-militares que subvirtieron la democracia el pasado 28 de junio en Honduras acordaran poner fin a su aventura golpista, profundizaran las gestiones para destrabar la crisis política en aquel país y aceptaran formalmente, mediante la firma de un documento, el establecimento de un gobierno de conciliación. La eventual restitución del legítimo presidente, Manuel Zelaya Rosales, tendrá que ser ratificada en días próximos por el Congreso de la nación centroamericana.




De tal forma, los sectores en pugna en Honduras dieron un paso importante para la resolución de un conflicto que parecía hallarse en un impasse insuperable, y acordaron el restablecimiento de una normalidad institucional que, de cualquier forma, no podrá ser la misma que la que había hasta antes del 28 de junio: en caso de ser avalada por la instancia legislativa, dicha normalización se llevará a cabo sobre bases democráticas vulneradas por la vía de las armas y por encima de las vidas que se perdieron como consecuencia de las acciones represivas emprendidas por el gobierno usurpador.
Para el gorilato encabezado por Roberto Micheletti, acorralado entre el rechazo y el aislamiento internacional y las admirables muestras de resistencia popular al interior de Honduras, el resultado de las negociaciones encierra una perspectiva de derrota, pues demuestra la inviabilidad de su proyecto golpista y el fracaso de sus aspiraciones por legitimarse mediante la realización de las elecciones presidenciales del próximo 29 de noviembre, las cuales, de cualquier forma, habrían estado descalificadas de antemano.
Sin embargo, y a contrapelo del beneplácito expresado por la comunidad internacional y por el propio Zelaya, el acuerdo comentado reviste elementos cuestionables, empezando por la recuperación de los postulados incongruentes y antidemocráticos de la propuesta desarrollada por el mandatario costarricense Oscar Arias, particularmente el referido a premiar a los golpistas mediante su inclusión en un "gobierno de unidad".
Tales claroscuros se profundizan al analizar el papel desempeñado por Estados Unidos, país que exhibió una reacción tibia y tardía en las semanas siguientes al golpe militar, así como una división entre las posturas del presidente Barack Obama y del Departamento de Estado, encabezado por Hillary Clinton. De manera significativa, la encargada de la política exterior estadunidense se congratuló el pasado viernes "con el pueblo de Honduras, así como con el presidente Zelaya y el señor Micheletti" por el acuerdo alcanzado, y el propio Thomas Shannon se refirió a ambos personajes como "héroes de la democracia hondureña", en un empeño improcedente por equiparar a un mandatario elegido democráticamente con el dirigente de un gobierno cuartelario que justamente significó un enorme retroceso para el país y la región en términos democráticos.
Asimismo, resulta por lo menos cuestionable que el Congreso hondureño sea el responsable de avalar o no la restitución de Zelaya en el cargo, pues fue esa misma instancia la que avaló, el pasado 28 de junio, el cuartelazo en Honduras, presentó una apócrifa carta de renuncia del mandatario e invistió como presidente interino a Micheletti.
En suma, la conclusión formal de la crisis política en Honduras y el reconocimiento de la necesidad de restañar la institucionalidad democrática en ese país son hechos de suyo positivos. Pero la comunidad internacional deberá estar atenta para que esto no sea usado como coartada para convalidar la intentona golpista y dejar impunes los crímenes de lesa humanidad cometidos durante los últimos cuatro meses en aquella nación.


Leer más...

HONDURAS: ADIOS AL BIPARTIDISMO O FRIENDO Y COMIENDO (votar por Carlos H. Reyes es darle golpe al golpe)

Jorge Luis Oviedo

USA resolvió de un plumazo (léase zarpazo) el reconocimiento de la elecciones generales de Honduras al obligar, especialmente, a los golpistas, a la firma del acuerdo Tegucigalpa / San José (para el reconciliación nacional y el fortalecimiento de la democracia), el cual, como es sabido, permite al Congreso Nacional corregir el enorme yerro del 28 de junio; fecha en la que, luego de aceptar una falsa renuncia del presidente Zelaya, designó al señor Roberto Micheletti para dirigir el Ejecutivo hondureño.




Es claro, entonces, que el golpe es made in USA y que los acontecimientos posteriores, hasta llegar a la firma del acuerdo, estuvieron condicionados por sus intereses en la región. No es casual, por ello, que unas horas después de obligar la firma del Acuerdo en Honduras, firmaran con Colombia, un Acuerdo para instalar más bases en el país de García Márquez.

Una cosa está totalmente clara: Las elecciones generales del 29 de noviembre serán reconocidas por la comunidad internacional, sea o no restituido Mel Zelaya.

Hoy, por eso, la Resistencia tiene claro el camino hacia uno de sus objetivos inmediatos: La Asamblea Nacional Constituyente; porque la restitución de “Mel” está en manos del Congreso.

Mi percepción es que, hoy cuando escribo, se desarrollan intensos cabildeos en los dos partidos tradicionales; porque la firma del acuerdo les abre una posibilidad peor a la restitución de Mel Zelaya y es, hacer lo contrario.

Yo, como uno más de la resistencia, pero consciente de que tenemos una oportunidad imprevista, especialísima, que abre la posibilidad de resquebrajar mortalmente el tradicionalismo político en Honduras, acudiendo a votar masivamente a favor de la Resistencia y contra los golpistas, deseo con fervor que MEL no sea restituido, para que desde lo más profunda de nuestras entrañas nos involucremos con más fuerza, con más dedicación en apoyo a los candidatos de la resistencia; en apoyo a Carlos H. Reyes y en apoyo a los alcaldes y diputados de la Resistencia, para que ganemos la Presidencia y obtengamos mayoría de diputados.

No debemos perder fe ni energía pensando en la restitución de MEL, pues si ellos no lo hacen pasan de las brasas del Purgatorio a las llamas del Infierno. Si quieren suicidarse que lo hagan, el Norte nuestro no es USA, es la Constituyente, pero el logro de ese objetivo pasa por el triunfo en las elecciones. DE no hacerlo tendríamos que esperar décadas.

El reducto de extrema derecha que se ha apoderado del Partido Liberal quedará solo, va directo a un naufragio, más profunda que las honduras en que no han mantenido.

Los sectores progresistas del Partido Liberal son Resistencia, las personas sin partido, en su gran mayoría, son Resistencia y, por supuesto el sector popular organizado en todas sus expresiones, es Resistencia.

Compañeros, en Honduras, se inició el fin del bipartidismo, porque solamente hay dos grupos claramente definidos: Resistentes y golpistas.

Por ello propongo que nos sumemos con alma, vida, corazón, intelecto y lo que podamos en monetario en apoyo a los candidatos de la resistencia; personalmente pongo a disposición a partir del miércoles de la próxima semana 500 ejemplares de mi libro que está por salir: Ascenso y Caída de las Fuerzas Armadas, para que el producto de la venta sirva a la causa electoral de la resistencia.

También ofrezco todo el aporte que se requiera para otros aspectos que sirvan para ese propósito y pido a los amigos, especialmente profesores de Educación Media y de la UNAH que no hemos manifestado, de diversas formas, contra el golpe, que no nos quedemos como la OEA y la ONU, y pasemos de las declaraciones a los hechos.

Por eso la consigna debe ser: Por la Asamblea Nacional Constituyente y por la Abolición de las Fuerzas Armadas todos a votar por Carlos H. Reyes y los candidatos de la Resistencia.

¡La Resistencia Unida jamás será jodida!

Votar por Carlos H. Reyes es darle golpe a golpe.

Del magisterio deben salir, en su gran mayoría, los representes a las mesas electorales de UD – Resistencia- , Carlos H. Reyes – Resistencia-, y un buen número del PINU- Resistencia y algunos del Partido Liberal- Resistencia.


Leer más...

1/11/09

Honduras: La lucha de clases es el motor de la resistencia.

Por Ricardo Arturo Salgado - Kaos en la red

El famoso pacto San José-Tegucigalpa ha traído mucha incertidumbre. Al mismo tiempo ha servido para que algunos elementos en la izquierda le traten de hacer el juego a las oligarquías continentales, presionando con sus argumentos una división en el heterogéneo movimiento popular hondureño. Nótese que utilizo “movimiento social” como una expresión genérica que se refiere a todas las fuerzas aglutinadas en resistencia.

La derecha misma ha intensificado esta campaña de dudas y drama. Algunos congresistas dicen que no restituyen al presidente Zelaya. Hablan de la legalidad o no en este acto, como si la destitución que aprobaron el 28 de junio hubiera sido un acto apegado a las obsoletas leyes que existen en Honduras.
Hemos podido identificar una línea de pensamiento que busca hacer ver al presidente Zelaya como un traidor, y a la dirigenciacomo torpe y servil frente a los intereses de este. Se ha llegado a afirmar que la dirigencia no ha estado a nivel de las circunstancias, y le adjudican un radicalismoa las masas en resistencia que no ha existido.
Podemos identificar en esto una óptica contra revolucionaria que ahora pretende decir “nosotros lo hubiéramos hecho mejor”. Sin embargo, no podemos afirmar que todos los escritos en esta dirección han sido hecho de mala fe; seguramente muchas personas habrían preferido ver una dirigencia mas agresiva y al presidente tomar maletas e ir a las montañas a liderar una revolución armada.Aquí se nota que el dogmatismo es mal consejero frente a momentos históricos como el presente.
El movimiento de resistencia hondureño se fortalece durante cuatro meses de lucha; pero no es cierto que al momento del golpe la movilización popular fuera inexistente, como han afirmado muchos. Aquí se trata de ignorar el hecho de que esto es la expresión clara de la exacerbación de las contradicciones entre la clase dominante y la masa sometida a sus designios.
La lucha de clases no aparece súbitamente en nuestro país como si fuera el “chupa cabras” u otro fenómeno ajeno a las sociedades. Por el contrario, durante 500 años se han presentado formas claras de una disputa antagónica entre los que controlan los medios de producción y los que tienen que vender su fuerza de trabajo para vivir.
Si se viaja a las áreas campesinas mas pobres del occidente o a las comunidades pesqueras del Golfo de Fonseca, se encontraran aun relaciones de producción claramente feudales donde hay un señor que alquila o presta su tierra a cambio de parte del resultado de la faena del siervo.
Siguiendo con la travesía encontrará una relación productiva capitalista basada en la explotación industrial, esto en el norte del país. A esta zona, la oligarquía le dice “el motor del progreso”, porque es donde se define mejor su estructura de explotación de la mano de obra asalariada; donde se produce plusvalía, donde el trabajo obrero transforma la materia: Aquí están las maquilas.
Hay un apartado interesante en el sector agro exportador donde los patrones comprometen toda su producción en mercados norteamericanos por años, como en el caso del café, los camarones, los melones, las sandias, la tilapia, el rambután, la palma africana, todos cultivos que cumplen con el axioma de que a mas producción mas pobre es la gente que trabaja en esas actividades.
Que podemos decir de el desempleo o el subempleo que se generan a través de la mal llamada ”economía informal”, en la que se pone en practica la mas vil explotación a través de financiamientos leoninos de bancos y usureros, lo que esclaviza al trabajador al capital por años.
Es común que los trabajadores independientes (entiéndase que no generan responsabilidad a los capitalistas) digan que su actividad es de subsistencia. Los capitalistas se las han ingeniado para evitar pagar por el trabajo, de tal modo que este no es una actividad dignificante sino mas bien esclavizante.
Esta no pretende ser una radiografía de las relaciones de producción en Honduras; mas bien tratamos de utilizar unos cuantos ejemplos para mostrar la presencia permanente de la lucha de clases en nuestro país, que alcanza niveles antagónicos agudizados en medio de la inequidad y la ambición desmedida de los dueños de medios de producción.
Durante mucho tiempo se ha estigmatizado al pueblo hondureño como haragán, lento, cobarde, torpe y otros calificativos insultantes, surgidos de la derecha oligárquica que resultan muy cómodos para explicar los fenómenos sociales en el país. Muchas veces se ha hecho uso de estos argumentos para razonar la falta de una guerra insurreccional en los años ochenta.
Mucha dificultad han tenido algunos teóricos en ver la realidad objetivamente. Mucha dificultad han tenido para dejar de lado los escritos clásicos como manuales para pasar a aplicar la Teoría Científica de la Historia. No ha sido extraño ver acusaciones como “pequeño burgués”, pareciéndose mas a la Congregación de la Doctrina de la Fe vaticana que a movimientos revolucionarios verdaderos.
Parece olvidarse con facilidad que la dialéctica es en esencia desarrollo, movimiento, avance. Esto es también, especialmente, aplicable al pensamiento.Cuando omitimos esto comenzamos a hacerle el juego a la derecha, eso es peligroso e irresponsable. Claro si se hace de manera consciente se llama traición.
En cualquier caso, los hondureños llevan adelante un movimiento revolucionario en el que se cuenta con una dirigencia responsable, y, dialécticamente, surgen nuevos conceptos, nuevos pensadores, nuevos lideres, nuevas estrategias de lucha. Es la combinación de estos factores lo que asegura la victoria. Habrá que ser muy cuidadosos con los que tratan de precipitar eventos sin antes hacer las valoraciones correctas de las cosas.
Recordemos siempre que los acontecimientos en Honduras son producto de la lucha de clases, no de la acción del presidente Zelaya o de la dirigencia del frente. Acusar de traidor al presidente, de torpe e incapaz a la dirigencia de la resistencia, es ignorar la lucha histórica del pueblo hondureño. Por eso invitamos a los que caen en la tentación de seguir esa ruta a reflexionar un poco; y a los miembros de la resistencia a no prestar atención a estas aberraciones históricas.
La victoria es nuestra; el camino no es fácil; la burguesía no entregó nunca de forma voluntaria sus privilegios. Debemos entender con claridad que ha sido el accionar del pueblo organizado en resistencia lo que nos llevó hasta este momento, y que la derecha no descansa tratando de romper el vigor de nuestro movimiento, por lo que debemos entender nuestra historia y asumir la responsabilidad que hoy tenemos.

Ricardo Salgado
01/noviembre/2009

Leer más...